5.00 Promedio (98% Puntuación) - 1 voto

¿Puedo ayudarla en algo? señora —dijo el vendedor de abetos navideños.

Gracias a Dios que no le vio la cara, si había algo que a Natalia le molestaba en esta vida era que la llamasen señora, lo hubiera podido estrangular si no se hubiese distraído con otra persona,  justo en ese momento le pareció ver a un conocido y había vuelto la cabeza en la dirección en que se dirigía el hombre en cuestión.

—¡Vaya, ya ni saludas! —le dijo acercándose y dándole dos besos tan espontáneos como ella.

—Perdone ¿Nos conocemos? —se extrañó el hombre ante tanta efusividad.

—Hace tiempo que no nos vemos, pero vaya, no pensé que te hubieses olvidado de mí tan pronto.

—De verdad que no la conozco de nada, pero si puedo serle útil en algo —se ofreció muy caballerosamente.

Natalia se lo quedó mirando, y subiéndole unos colores que le pusieron las mejillas de un color grana subido se empezó a excusar.

—Perdón, lo siento mucho, de verdad que lo siento, es que se parece usted tanto a un conocido mío que… Dios mío, qué vergüenza —volvía a disculparse, esta vez llevándose las manos a la cara, cosa que hizo que se le cayeran unas carpetas que portaba en el brazo, del proyecto que tenía que presentar en media hora—. Mierda, mierda y mierda.

Todo el proyecto que llevaba más de un mes preparando estaba esparcido por el suelo, y eso no era lo peor de todo, lo peor era que había estado lloviendo y la parada de los abetos estaba convertida en un barrizal.

—Tranquila, yo te ayudo —la tuteó, después de que ella hubiese pasado del tú al usted.

—No se moleste, gracias de todos modos, he arruinado todo el trabajo, es que no puedo ser mas patosa —se levantó limpiándose la mano en la chaqueta para ofrecérsela al hombre—, Natalia —se presentó.

—Esteban —contestó él, tendiéndole a su vez la suya—. Todo tiene arreglo, verás como si los pones a secar recuperas el trabajo.

Natalia se dio cuenta que el llamado Esteban tenía un delicioso acento argentino, pero ella no podía permitirse salirse ni un minuto del guión que tan bien había definido. Tenía una cita con el que ella quería que fuese su futuro jefe, y por querer ahorrar tiempo lo había malgastado haciendo el ridículo con un desconocido, y al final, ni siquiera había comprado el árbol de navidad, esa era la única tradición que respetaba de su infancia y había pensado aprovechar el tiempo; compraría el abeto, lo dejaría en el coche y se iría a la entrevista, todo planificado, tal como intentaba hacerlo siempre, ¿por qué entonces nunca le salían las cosas como las planeaba? estaba cansada de ser la torpe, pensó que cambiando de ciudad, de trabajo y casi de manera de pensar las cosas también cambiarían, pero era imposible que cambiase nada si ella no era la primera en hacerlo, pero era tan difícil ese cambio, “uf, menudo trabalenguas” pensaba, “como todo en mi vida” pensó Natalia con profundo malestar.

—¿Ha decidido ya el abeto que le gusta, señora? —preguntó el vendedor de nuevo, viendo que ella no decía nada.

—Eh… oh… esto, es que se me ha hecho tarde, lo siento, ya volveré mañana si puedo  —contestó azorada.

—Si quieres te ayudo a llevarlo al coche y así no te demoras en tu cita, yo también tengo una cita en unos quince minutos, aunque te diré un secreto, como soy el jefe tengo que llegar el primero jajaja, pero si me das tu teléfono me gustaría invitarte a un café, aunque solo sea para compensar el mal rato que te he hecho pasar.

—No te preocupes, no ha sido para tanto, es que estoy siempre en los mundos de Yupi, por eso me confundo y me pasan las cosas que me pasan, no ha sido para nada culpa tuya, así que romperé mi norma y te daré mi número para tomar ese café —dijo sacando una tarjeta de su bolso y dándosela a Esteban para, a continuación, salir corriendo, ya que se le echaba el tiempo encima.

Llegó al coche, se sentó ante el volante y como pudo intentó limpiar con unos clínex, y de la mejor manera posible, el desastre de papeles húmedos y manchados de barro. Se avergonzaba de presentar aquello pero no le daba tiempo de ir a su casa a imprimir otra copia.

Llegó al sitio de la reunión y una secretaria monísima la hizo pasar a una sala de espera, le dijo que en unos minutos la atendería el RRHH, Natalia se quedó mirando con cara de boba a la joven, esperaba que no fuese norma de la empresa hacerlas parecer modelos de pasarela, ella era arquitecto, y los tacones que llevaba la secretaria le parecieron imposibles, sobre todo, cuando tenía que visitar alguna obra, “Lía, si sigues pensando tonterías no vas a dar pie con bola en la reunión, cálmate” se decía intentando sosegar cuerpo y mente con un mantra que en vez de relajarla la estaba poniendo más nerviosa, tanto correr y ahora eran ellos los que se retrasaban, “¿sería un mal presagio?” se preguntaba de nuevo.

Cuando ya estaba al borde de un ataque de nervios la “Súpermegamodelosecretaria” le dijo que podía pasar, que la estaba esperando el jefe de personal.

—Buenos días —saludó tendiendo la mano.

—Siéntese, por favor, Natalia, ¿Verdad? —leyó el nombre de la ficha que tenía sobre la mesa.

—Gracias —dijo mientras tomaba asiento.

Después de casi una hora de entrevista, leyendo y releyendo el currículum y haciéndole un sinfín de preguntas, el director de recursos humanos de la constructora se levantó de su cómodo sillón y acompañándola a la puerta, le dijo que ya la llamarían, que en veinticuatro horas tendría una respuesta, y, lo de siempre, que era una de las personas con mayores posibilidades, bla, bla bla.

Salió un poco decepcionada, esperaba que con sus referencias y el proyecto el puesto fuera suyo, pero con su suerte y el trabajo tan desastroso que había presentado, se veía comiendo en una casa de caridad si no le salía algo, los ahorros se estaban evaporando a una velocidad demasiado rápida.

Había dejado su pueblo para instalarse en una gran ciudad, lo que no esperaba era que las cosas fuesen tan difíciles, y ahora no era plan de echarse atrás, en eso era tan cabezona como su padre, si se daba el paso era con todas las consecuencias. Así que se fue para casa diciéndose que de una manera u otra encontraría trabajo, tenía una carrera y había trabajado en una empresa bastante grande, aunque las obras no fueran como las que ella tenía en la cabeza, ella no se conformaba con restaurar casas unifamiliares, necesitaba algo más, necesitaba crear, su padre antes de morir se lo dijo, estás destinada a hacer algo grande y ella creía a pies juntillas en lo que su padre le decía y no pensaba defraudarlo, no señor. Así que hizo el petate y se marchó a buscar su oportunidad, lo malo era que esta estaba tardando mucho en llegar.

Con esos pensamientos en la cabeza llegó a su pequeño apartamento, aparcó el utilitario y se dijo que tendría que pasar del árbol de navidad, decoraría una planta y ahorraría por lo que pudiera pasar. Subió a pie los dos pisos de altura y al llegar al rellano encontró la puerta de su apartamento invadida por un enorme abeto navideño, maldijo cien veces al imbécil al que se le había ocurrido dejar aquello allí, ¿cómo se suponía que entraría ella en su piso? Llamó a la vecina, una señora mayor que se enteraba de todo, y le preguntó si tenía idea de quién podía ser aquella monstruosidad, la señora Vidal se la quedó mirando a través de la puerta a medio abrir y con cara de “estaniñaestontayensucasanolosaben” le dijo que por qué no leía la tarjeta que estaba enganchada. Se dio un golpe con la mano en la frente pensando que su genio y sus impulsos siempre acababan poniéndola en un aprieto, cuándo aprendería a pensar antes de actuar, no debía ser tan difícil, la gente lo hacía a cada momento, ¿qué le pasaba a ella que era incapaz? seguro era una tara, a su madre no le debieron dar ácido fólico durante el embarazo, de eso estaba segura. Así que abrió la tarjeta y leyó el mensaje que había escrito, algo tan escueto como: Acéptalo, gracias. Sin nombre, sin dirección, aquello ya era el colmo, quién demonios le había llevado ese árbol, se preguntaba, por muy navideña que fuese la época nadie iba por el mundo regalando pinos, seguro era una equivocación, pero ¿a quién coño le avisaba de su error?

Estaba apartando el enorme abeto que era casi más grande que su minipiso para poder abrir la puerta cuando le sonó el móvil, vaya, lo que faltaba, abrió el bolso como pudo y sacó el teléfono. Número desconocido, por favor, por favor, pensaba, ojalá sea de la empresa y me den el puesto, se empezó a ilusionar.

—¿Diga? —contestó con el corazón en la garganta.

—¿Te ha gustado el abeto? —dijo una voz al otro lado.

Al momento no lo reconoció, no tenía ni idea de quién era, cuando una luz se abrió paso en su cerebro, ¡Esteban! le vino el nombre de pronto y, aunque sin querer, se le curvó la boca hacía arriba en una sonrisa.

—Es enorme, creo que si meto el árbol yo no quepo en casa —contestó riendo.

—Me debes un café, si te parece me paso por tu casa, tomamos ese café y te ayudo a decorarlo —se ofreció.

—Está bien —contestó casi sin pensar.

No lo conocía de nada, pero le pareció una persona decente y además estaba como un tren, hacía meses que no salía con nadie, y el tiempo que estuvo con su ex tampoco es que le hubiese ido demasiado bien, así que montarían ese abeto en mitad del pequeño salón y tomaría ese café… y si surgía algo pues bienvenido fuera, y si no, pues pasaría una tarde agradable intentando no pensar en si le llamarían o no de la constructora.

En menos de diez minutos se presentó Esteban en su casa cargado con un sinfín de adornos navideños.

Esteban era una persona muy agradable a pesar de su aspecto de alto ejecutivo era jovial y alegre. Conversaron mientras se terminaba de hacer el café. Natalia tomó un plato de la alacena y un paquete de pastas, afortunadamente las tenía guardadas por si surgía que le aceptaban en el trabajo y lo celebraba con una buena botella de vino que se había traído del pueblo. Salió con una bandeja donde colocó todo en la mesita que tenía en el pequeño salón, que ya era minúsculo de por sí, mucho más con el tremendo árbol que mandó Esteban. Colocaban bolas de colores, espumillones y luces mientras reían, era extraño, sin conocerse se daban cuenta que tenían muchas cosas en común y a cada coincidencia saltaban chispas. Las horas pasaron en un suspiro. Hablaron sobre sus vidas, sus gustos y sus expectativas de cara al futuro. Esteban se apenó mucho cuando Natalia le contó del reciente fallecimiento de padre y fue por eso que dejó todo atrás para empezar de nuevo, incluso el novio que tenía. El cual no tenía aspiraciones de progresar y eso empezó a ser un problema para su relación, así que Natalia decidió romper con él antes de que fuera demasiado tarde y se viera enclaustrada en un pueblo del que sólo le quedaban recuerdos.

Así mismo, Esteban le contó lo mucho que le había costado llegar a donde estaba dada su juventud. Se esforzó al máximo y trabajó duro. No tenía pareja; eso a Natalia le sorprendió porque era un hombre muy apuesto y no era de extrañar que tuviera una, no, doscientas. Natalia le ofreció quedarse a cenar y así seguir hablando, lo hicieron de todo menos de trabajo.

Cenaron en plan picoteo, bebieron más vino, Natalia si no paraba tendría un buen dolor de cabeza al día siguiente. Cuando terminaron Esteban la ayudó a recoger, poco después se despidieron hasta otro día.

Natalia esperaba impaciente alguna noticia sobre la entrevista de trabajo. Algo en su interior le decía que el puesto sería para ella. Ese año también pensó que no tendría su abeto para Navidad y al final tenía uno que ocupaba casi toda su casa. Sonrió al recordar las horas que había pasado con Esteban. Se le veía un gran hombre.

Al día siguiente estaba sentada en un taburete de la cocina haciendo cálculos sobre los ahorros que le quedaban y en cómo administrarse esas Navidades. Las pasaría sola, así que mucho gasto no haría, era mejor guardarlo por si no salía el empleo nuevo. A su lado un bloc de notas, apuntaba la lista de la compra. Ahora que lo pensaba, había hecho auténticas virguerías la otra noche para cenar algo con Esteban. Su nevera daba miedo. Sólo esperaba que Esteban no se hubiera dado cuenta de su situación.

Pasaron varios días sin noticias de Esteban, ni del trabajo. Empezaba a creer que no la llamarían cuando su teléfono comenzó a sonar.

— ¿Si, dígame?—contestó al instante.

—Hola, buenos días, ¿Natalia, por favor?— reconoció la voz al instante. Era la súpermegasecretaria que la atendió la primera vez.

—Hola buenos días, sí, soy yo —respondió nerviosa.

—La llamo para concertar una nueva entrevista. ¿Podría acudir al mismo lugar, mañana martes?

—Eh, mañana, si claro, cómo no. ¿A qué hora quiere que vaya?

— ¿A las diez y cuarto sería posible? El jefe de personal después tiene un almuerzo y sólo dispondrá de esa hora.

—Sí, si, por supuesto. Allí estaré. Gracias. Adiós.

—Adiós.

Natalia temblaba como un flan. La habían llamado. ¿Qué más podía pedir? “Natalia, igual un caprichito sí qué te puedes permitir después de todo”, se decía. Se puso un abrigo y salió al centro. Aunque el día era frío, lucía un espléndido sol. Se sentaría en una terraza y disfrutaría de una buena comida. Pasearía por las calles, observaría los escaparates llenos de adornos y luces. Uno le llamó más la atención que el resto. Era una perfumería de las de antes, el escaparate decorado con un gusto exquisito, los perfumes colocados estratégicamente, algunas bolas puestas de manera que hacían figuras. En una pequeña esquina, un bonito belén hacía que quién por allí pasara, se detuviera sólo para contemplarlo. Siguió su camino, caminaba respirando el aire de la cuidad, la gente se aglomeraba a la entrada de los establecimientos que estaban abiertos apurando sus últimas compras. Natalia miraba embobada todo aquel trajín. No le gustaba lo más mínimo ese tipo de lugares donde se agolpaba tanta gente, tanto ruido pero por primera vez en mucho tiempo lo estaba disfrutando. No se dio cuenta que alguien desde la otra acera la estaba llamando hasta que lo sintió a su espalda.

—Hola, Natalia —se giró y se encontró con su ex.

— ¿Pero qué haces tú aquí?—Vio las intenciones de darle un beso en los labios e intentó evitarlo pero no le dio tiempo. El beso que le plantó en toda la boca no sólo lo vieron los viandantes, sino también Esteban que salía de una prestigiosa pastelería que se hallaba enfrente.

— ¿Tú eres tonto, o te lo haces? ¿Por qué has hecho eso?

—Tampoco ha sido para tanto, chica.

—¡Qué no ha sido para tanto, dice!, si casi me ahogas, además, ¿con qué derecho te crees para besarme? —Le recriminó enfadada.

Sin ella darse cuenta, al ver Esteban sus gestos y notar que algo no iba bien con aquel joven, se acercó hasta ellos.

—Hola, ¿te encuentras bien? —le preguntó al tiempo que el ex de Natalia intentaba volver a besarla.

—¡Nada que deba preocuparte, amigo! Una simple riña de enamorados —aquella aclaración lo pillo por sorpresa, porque hasta donde hablaron la otra noche, Natalia le había dicho que no tenía pareja.

—¡Eres un imbécil! Hola Esteban, este es mi ex, por favor no le hagas caso.

—A pero si os conocéis y todo. ¿qué pronto has encontrado un nuevo ligue, eh? Claro, se le ve un tipo con pasta.

—Deja de decir estupideces, anda —Natalia nunca se dejó aturullar por él. En parte lo dejó por su carácter dominante y obsesivo.

—Natalia, vamos —dijo Esteban tomándola de la mano—. No tienes por qué aguantar a este individuo —Natalia se sentía abochornada ante esa situación delante de Esteban, se agarró a su mano con fuerza y tiró de él.

—Adiós, Rubén —dijo sin mirar atrás.

Tomados de la mano se fueron en dirección a algún lugar que en ese momento ninguno de los sabía cual era. Sólo sintieron la necesidad de seguir caminando  así, tomados de la mano, ese simple contacto los hacía felices. Se habían visto un par de veces y ya era como si no pudieran estar separados.

Llegaron a un bonito restaurante y se sentaron en la terraza, cerca de los calefactores que tenían colocados estratégicamente para calentar a los clientes. Comieron juntos,  rieron, Lía le comentó que la habían llamado para otra entrevista para el día siguiente. Esteban se atrevió a preguntarle dónde se tenía que reunir, era mucha casualidad que él también tuviera una entrevista al día siguiente. No le habían dicho el nombre de la entrevistada pero sospechaba que se trataba de ella. Eso, lo llenó de alegría. ¿Supondría algún problema para Lía aquello? Esa misma tarde lo averiguaría. Él menos que nadie quería ser un obstáculo para el futuro de Natalia. Pero por otro lado, ya no podía separarse de ella, los días que habían pasado no había podido dejar de pensar en ella y esperaba que a Lía le ocurriese lo mismo.

A Lía le pasaba lo mismo, lo que podía hacer el azar en las Navidades, o mejor dicho, un abeto, el mejor regalo que podría tener.

Photo by Michael de Locke

Quisiera presentarme, mi nombre es María Teresa Mateo, nací en Sabadell provincia de Barcelona allá por octubre de 1960, por lo tanto soy de signo Libra, dicen que el símbolo del equilibrio, dejémoslo ahí. Soy catalana hija de andaluces, de Córdoba concretamente. Nunca destaqué en ningún deporte, ni fui brillante en mis estudios, aunque en mi defensa debo decir, que creo ser la única criatura en el mundo, que hace pellas en clase para irse a leer a la biblioteca. Acabé mis estudios sin pena ni gloria, empecé a trabajar en el negocio familiar y nunca dejé de leer, ni un solo día, la lectura fue (y sigue siendo) mi pasión, hasta que empecé a escribir; Y empecé por casualidad, todo el mundo me incitaba a la locura, yo creí estar más cuerda que ellos, hasta que ganaron la batalla. Aparte de escribir y leer, hago otras cosas: Tengo un negocio de perfumería y estética, estoy casada, y tengo dos hijos.

Últimos post porTeresa Mateo Arenas (Ver todos)

Deja un comentario