Clasificacion general
Clica para calificar esta entrada!
[Total: 0 Promedio: 0]

( segunda parte)

Juan Crisóstomo de Sanvítores tiene algo más de cuarenta años, pertenece al convento de los Padres Agonizantes de la calle Hermosilla. Sin embargo, al tener que atender enfermos repartiendo la Sagrada Eucaristía o los Santos Óleos, está autorizado a pernoctar fuera del mismo. Muchas de esas noches las pasa en una casa de la calle de la Esgrima, donde vive Josefa Muñoz, huérfana de madre desde que nació y desde hace un par de años también de padre, carpintero de profesión. Josefa es una mujer lozana, de ojos chispeantes y  sinceros, de risa contagiosa, que mientras trabaja lavando sábanas o cosiéndolas, canta las últimas coplillas y tonadas de moda. Ha tenido algún pretendiente, pero pasados ya los treinta, latines y carantoñas de Juan Crisóstomo la han convertido en su barragana a los ojos de la vecindad y no ante los de la Santa Madre Iglesia, que prefiere no darse por enterada en casos como ese. Ella se desvive por atenderlo porque solo cree ver al hombre bueno y cariñoso que conforta a los moribundos y los asiste en sus últimos instantes, porque pagó al galeno y los remedios que este recetó cuando su padre enfermó, y porque cuando su aliento está avinagrado después de visitar figones y bodegas, se duerme rápido sin apenas gritarla o atizarla con la mano abierta. Ella bien sabe que a él no le gusta cómo chulapos o mozos la requiebran cuando, entre sonrisas, entona el estribillo de moda: En las casas de los pobres / visitas de caballeros / si los pobres son casados / raras veces son a ellos. 

Pero eso solo lo hace cuando baja al lavadero del Manzanares, alejada del barrio de Lavapiés. Ella le es totalmente fiel, aunque sienta un cosquilleo inocente ante los piropos de chisperos y manolos, aunque nunca se ruborice por ellos.


El calor de ese ultimo día del mes de mayo más parece de pleno julio. La noche se llena de chicharras que pululan en riachuelos y veredas mientras los vecinos sacan sus sillas de enea a la calle, esperando que la madrugada alivie el bochorno. Al padre Sanvítores todos los moribundos se le murieron hoy antes que los clarines y timbales dieran por empezada la corrida en la plaza de la Puerta de Alcalá. 

Por eso, hablando con distintos parroquianos de política o de toros, ha visitado cuatro tabernas y por su gaznate han pasado varias jarras de vino. 

Es ya noche cerrada cuando camina oscilante hacia la casa de la calle de la Esgrima. Antes, en Mesón de Paredes, se ha cruzado con doña Lorenza, enlutada vieja beata de comunión diaria, que tras besarle la mano y santiguarse varias veces, le menciona lo atrevido de la copla que Josefa hoy cantó. Al despedirse, viendo cómo con esas nuevas los ojos de Juan Crisóstomo se incendian, y también empeñada en que un hombre de Dios y piadoso deje de ser un pelele en manos de la lagarta con la que se acuesta, decide poner algo de su cosecha. En voz muy baja le relata el haber visto pasar la tarde a un apuesto guardia real en la casa de esa mujer, sin añadirle el «de mala vida» con el que siempre la califica. Un enmudecido Sanvítores contesta parco: «Dios la bendiga», antes de echar a andar. 

Encendido de ira, consigue llegar hasta el portal dando tumbos. Agarrándose a la barandilla, el clérigo consigue subir los escalones sin tropezarse en la sotana. Aunque él está convencido de solo murmurar, al otro lado de las puertas del primer y segundo piso se le oye nítidamente decir «esa furcia se va a enterar» entre insultos peores como «pécora» o «ramera del demonio». Cuando asustada por el griterío Josefa abre la puerta, un empellón la hace retroceder varios pasos sin llegar a sentir las baldosas del piso pues la pared del pasillo la detiene. Curiosamente, los insultos del cura se entienden perfectamente y no así el resto de frases pronunciadas en una jerga del todo incomprensible. Ella, poco a poco y sin tomar en cuenta los desprecios, consigue calmarlo algo con alguna carantoña más otros dos vasos de vino. Sabe, pues lo conoce bien, que solo conseguirá que el globo de su ira se pinche y desinfle del todo cuando con el puño cerrado golpeé en varias ocasiones la mesa del comedor. Algo que ocurre tras ella negarle, con un sosiego forzado, haber recibido mozo alguno en su casa. 

Finalmente, Sanvítores calla y se queda un buen rato con las manos tapándose la cara para luego recostarse sobre los antebrazos encima de la mesa. Está dormitando, piensa con alivio ella, y empieza a recoger todo lo que él se encargó de tirar antes por el suelo.

No transcurren muchos minutos cuando una nausea lo despabila. No llega a vomitar las bilis que circulan por su estómago, solo ve el vaso vacío y a Josefa sentada a su lado mirándolo con ojos inquisidores.

—Mujer, llénamelo —dice en un tono desabrido según golpea un par de veces la mesa con el vaso.

—Juan, no bebas más, al menos prueba el estofado que preparé para ti. Llena el buche, te caerá mejor —responde ella, pero entonces Juan Crisóstomo se incorpora apoyándose en el borde con una mano mientras que la otra la levanta hacia el rostro de Josefa. Los reflejos tiran de ella junto a la silla hacia atrás, y la sangre, saturada de alcohol, a él le hacen volver a sentarse entremedias de toses por las flemas que pueblan su garganta. 

Al recuperar el resuello, su mente es un huracán de sentimientos sucumbiendo ante el viento de la ira y el aguacero del rencor. La observa en completo silencio, con unos ojos penetrantes e incendiados, como los de un animal herido y moribundo, mientras ella no para de temblar ni de sollozar.

Desabrochándose los botones superiores de la sotana, rompe el afilado silencio con una frase que pronuncia intermitentemente, según resopla y toma aire de manera agitada.

—Ve… vete a… a… la cama… mujer, espe… espera … me… a… llí.

Ella no quiere disgustarlo y solo desea, igual que en otras ocasiones, que el sueño lo venza cuanto antes. Por eso, sin contestar, se levanta y con pequeños pasos, curvando exageradamente la espalda como si escondiera la figura, se dirige hasta el catre apagando a su paso cuanta vela ilumina el cuarto.

Acostumbrándose a la oscuridad, Josefa topa con el borde de la cama y se acuesta hecha un ovillo, recogiendo las piernas y tumbándose vestida según escucha orinar á Sanvitores en una bacinilla. Al terminar este, y de camino hacia la cama, trastabilla varios pasos, golpea una silla y se desploma sobre el colchón. Se ha desprendido del hábito y tiene los calzones quitados. Con torpeza, que ella soluciona con una generosa falta de deseo, intenta levantarle enagua y calzas, pegándose a su espalda mientras le oprime los pechos con ambas manos y jadea como resultado de tanto esfuerzo. En esa posición, mueve las caderas intentando introducir su desmayado miembro dentro de ella. Pero es imposible, tanto por la postura como por la desconexión sanguínea entre el aturdido cerebro y su virilidad. 

Ante lo inútil de la situación, Josefa se da la vuelta y, aunque solo quiere verlo dormir la borrachera de una vez, lo acaricia con delicadeza. Se sienta sobre él y simula una cópula lo mejor que sabe. Ni ímpetu ni efectividad mejoran, pero ante la actividad de ella, la ofuscada hombría del padre Sanvítores se relaja y, después de unos minutos así, imagina haber llegado al final.

—Juan, yo te quiero, te quiero mucho, y aunque no sea tu mujer ante los ojos de Dios, no miro a ningún otro hombre —le dice Josefa al tiempo que lo abraza.

Permanecen en esa posición un buen rato. Ella no quiere soltarlo y varias veces lo besa en los labios, cada vez con más suavidad, porque comprueba que la respiración de él se vuelve más pausada. Una vez que duerma y el vino se haya diluido por su cuerpo, volverá a ser el hombre bueno y tranquilo que ella ama, piensa Josefa. Ese, que con una sonrisa en la cara, la  escuchará contar los chismes del lavadero y la ayudará, como lleva años haciéndolo, con los gastos del cuarto donde vive.

Hasta no oír sus ronquidos y así cerciorase que no se despertará, espera para desprenderse del abrazo y abandonar la inquietud en la que está sumida desde que él cruzó la puerta. Sin que ya el corazón parezca salírsele del pecho, aprieta los párpados e intenta que el sueño le borre la anterior pesadilla. A pesar del pegajoso calor, acrecentado por el cuerpo que tiene pegado a ella, poco a poco lo consigue.

(Continuará )

***

( incluido en el libro de relatos: Hojas Incendiarias.)

José Manuel López Monco
José Manuel López Moncó ( Madrid, 1956). Con apenas veinte años y junto a dos amigos, inaugura y gestiona una librería y sala de exposiciones de más gratos recuerdos que beneficios. También es en esa época cuando su nombre aparece por primera vez como autor: «Kabilaciones», libro que recogía poemas de otros seis jóvenes escritores. Transcurrieron treinta y cinco años, un larguísimo silencio según él mismo confiesa, hasta que volvió a publicar. Durante todo ese tiempo, una absorbente actividad profesional en el mundo aeronáutico lo mantiene alejado de la literatura, pero sin abandonar nunca el interés por plasmar en papel las historias o los versos que rondaban por su imaginación. Solo es en los últimos cuatro años cuando publica la mayor parte de su obra y se dedica con más intensidad a escribir. A principios de 2014 publicó «Obra Incompleta», compuesto por dos relatos y una novela titulada «Bailarina de alquiler». En octubre de 2015, auto edita un conjunto de treinta y cinco relatos cortos: «En pocas palabras». En Febrero de 2016 sale a la luz: «Fakir de Canciones», libro de cuentos y relatos, todos ellos vertebrados alrededor de reconocidos temas musicales. En marzo de 2017, culmina una larga idea y auto edita: «Mitin Natural», una antología poética de setenta y cuatro poemas escogidos entre los más de quinientos que ha escrito estos años. En Diciembre de 2017 publica la tercera edición de. «Bailarina de alquiler».Su último libro publicado ( Marzo 2018) es: «Hojas incendiarias», un conjunto de de relatos y cuentos, género en el que dice sentirse muy realizado pues le permite abordar múltiples temas y diferentes estilos narrativos.
José Manuel López Monco

Últimos post porJosé Manuel López Monco (Ver todos)

A %d blogueros les gusta esto: